Viajando con tu mascota

Cuando tenemos planes familiares de viajes, casi nunca tomamos en cuenta a la mascota. Ya sea un gato o un perro, ellos son parte de la familia y llevarlo contigo a unas vacaciones pueden hacer que sean memorables para todos.

Sin embargo no es una tarea tan sencilla como se piensa, por lo que a continuación te daremos algunos sencillos consejos para viajar sin contratiempos.

Ten en cuenta que algunos animales prefieren quedarse en el hogar. Una mascota que se marea mucho o extrañara mucho su casa podría causar un mal viaje para todos.

En estos casos, probablemente sea mejor idea dejarla encargada con algún familiar o amigo. De no ser esto posible hay muchas guarderías que brindan este servicio para tu mascota. Recuerda que al realizar un viaje debes contar con un seguro.

Planeando tu viaje

Si decides que tu mascota te acompañe, debes preparar y hacer algunas pruebas previas. Debes tener en cuenta todos los cuidados tanto como lo haces con los tuyos.

Si piensas viajar en avión, averigua primero si aceptan mascotas en la aerolínea. Busca que tipo de condiciones debes de seguir y prepárate para lo que requieren previamente.

Si piensas hospedarte en hoteles, o zonas de acampado, recuerda preguntar antes si aceptan animales y si tienen las instalaciones adecuadas. Si piensas llegar con algún amigo o familiar durante el viaje pregúntale si no hay problema con anterioridad.

Viajando en auto.

Siempre que viajes en auto toma en cuentas las medidas de seguridad que te puede brindar tu agencia de seguros de autos.

Si tu mascota no está acostumbrada a estar dentro de un auto, llévala a dar unas vueltas antes de realizar el viaje. Tu gato probablemente esté más cómodo en una transportadora de mascotas.

Las mascotas no deberían sacar NUNCA su cabeza por la ventanilla mientras el auto está en movimiento. La tierra o piedras que levantan las ruedas pueden causar lesiones o infecciones.

Toma en cuenta llevar siempre una correa y si es necesario ajustarla a un arnés para evitar contratiempos. La cadena o correa debe tener una longitud tal que le permita al perro recostarse, sentarse y moverse lo suficiente, sin embargo, lo suficientemente corta para que el perro no se asome demás en la ventanilla o invada al conductor.

Planifica paradas para “snacks”, ejercicio y descanso cada aproximadamente dos horas si es que está realizando un viaje largo.

Trata de administrar la comida principal al final del día. Lo más conveniente es alimento balanceado seco, pero si tu perro necesita comida en lata, es más conveniente desechar la porción que no haya comido.

No es recomendable dejar a tu perro o gato en un auto estacionado por un período largo de tiempo.

Ten en cuenta que en días calurosos las temperaturas en un auto estacionado pueden elevarse a niveles peligrosos en cuestión de solo unos minutos y la mascota podría sufrir severos daños por algún golpe de calor o morir

Evita dejar a tu mascota dentro de un auto sola

Donde sea que vayas recuerda

Asegúrate de que tu mascota SIEMPRE lleve un collar con una placa identificadora, con los datos completos.

Empaca su comida favorita, juguetes, comederos, bebederos y correa.

Lleva a tu mascota al Médico Veterinario para que le realice un examen de rutina y poner al día sus vacunas antes de un viaje largo. Lleva contigo su documentación para evitar problemas.

Aprovecha y platica con el veterinario sobre medicamentos anti nauseas o sedantes que tu mascota pueda llegar a necesitar para bajar el estrés que podría sufrir al vivir un viaje.

También te podría interesar: ¿Qué es un seguro Integral?